El juego público puede reanudarse gracias al pasaporte vacunal

Fecha de creacion: abr. 24
Escrito por Alessandra Santoro

Covid Free: dos palabras en inglés que definen un objetivo al que todos quieren llegar. Estados, particulares, estudiantes, personas que esperan ver a sus amigos y abrazar a sus familiares. Sin embargo, quien más lo necesita es todo un sector productivo que desde hace un año y un mes ve cómo se desmoronan sus certezas.

Hosteleros, empresarios, operadores turísticos: son muchas las categorías que, a día de hoy, no saben qué va a pasar con su trabajo. A todo esto se suma la preocupación de los operadores públicos de juego, que llevan ya mucho tiempo luchando contra los cierres.

Sus nombres ni siquiera son mencionados, porque probablemente el juego es visto como una actividad innecesaria, incluso como un mal. Los números dicen lo contrario, pero este no es el lugar apto para hablar de esto.

En este momento, más que nada, sería mejor discutir sobre las innovaciones que la política podría y debería aplicar para salvar el sector del juego público. En primer lugar, hay que decir que el sector online ha amortiguado la caída de forma llamativa, - sobre todo gracias al auge de los casinos online en España y de las apuestas deportivas - pero que no puede ser suficiente para soportar las pérdidas sufridas.

De hecho, la red de juego en el territorio se ha reducido considerablemente y los cierres han provocado pérdidas para la industria, poniendo en peligro miles de puestos de trabajo. Se necesitan respuestas sobre los reinicios, las devoluciones, las desgravaciones fiscales y el Real Decreto de Comunicaciones Comerciales de las actividades de juego.

La primera novedad que podría introducirse en las próximas semanas es la del pasaporte vacunal, como ya se decidió para otras categorías de producción. Riccardo Calantropio propuso la solución. Aunque la esperanza es que el virus se convierta pronto en endémico, la pregunta es legítima: ¿cómo se puede volver a empezar? El pasaporte sanitario para los vacunados es más que una idea.

VOLVER A LAS SALAS DE JUEGO

El acuerdo ya se ha alcanzado en el Parlamento Europeo y servirá más que nada para ayudar al turismo. Todavía no es obligatorio, no sabemos si llegará a serlo, pero se puede solicitar para viajar a través de las fronteras. En Israel también es un requisito para entrar en cines, teatros y museos.

Todos los países, a su manera, están estudiando la iniciativa. El pasaporte (pero no es un término patentado, puede llamarse de muchas maneras) será sin duda electrónico y será diferente para cada nación. La propuesta, sin embargo, es ampliarla a los juegos públicos.

La idea es del ingeniero Riccardo Calantropio, experto en apuestas, el cual sostiene que se puede utilizar este sistema no sólo para restaurantes, museos, cines, teatros y tiendas, sino también para las salas de juego.

¿Cómo? "No excluiría, además, a la entrada de cada local de este tipo la presencia de lectores ópticos de códigos QR, conectados en el futuro con la base de datos europea, para facilitar las operaciones de verificación de idoneidad del pasaporte sanitario", explica.

El virus no desaparecerá fácilmente: la esperanza para los próximos años es que se convierta en endémico y entonces poder convivir con él, como ocurrió con otros coronavirus ya encontrados en la historia. Sin embargo, la vuelta a la normalidad debe comenzar ya.

Según expertos, las cifras ya alcanzadas por la campaña de vacunación en España pueden llevar a una decisión que representaría un punto de partida histórico. Revocar todas las restricciones del covid (incluso la mascarilla) a los que ya están vacunados. El gobierno no cederá, al menos en este punto, pero el pasaporte sanitario es más que una idea.