El Congreso y su decisión contra el Juego Legal

Han sido días movidos en las decisiones gubernamentales del gobierno español. Después de la decisión de penalizar a los consumidores de páginas webs ilegales de apuestas con multas de hasta cien mil euro, el Pleno del Congreso ha votado con mayoría de todos los grupos políticos (excepto PNV) una moción para regular los juegos de azar y las apuestas que prevé la prohibición de la publicidad en los medios de comunicación así como el uso de figuras públicas como principales fuentes de promoción de las mimas.

Esta prohibición ha llegado como balde de agua fría a un sistema de apuestas que ha sido muy famoso en España desde hace décadas. La moción incentivada por el partido Unidos Podemos ha servido según palabras de sus propios miembros como “una guía para actuar de forma urgente en esta materia y cumplir con el pacto al que llegó la formación morada con el Gobierno, en materia presupuestaria”.

De esta manera la regulación de esta actividad de entretenimiento es la tercera en recibir un control de regulación por parte de un poder del Estado tras los mismos senderos que recorrieron sustancias como el tabaco y el alcohol, destacando la sensibilización y prevención de uso de estos sistemas que pueden ocasionar los “adictos” al juego, alcohol y otros elementos reconocidos como dañinos para el ser humano.

Claro está, el incluir mensajes que adviertan de las consecuencias (tal como en el cigarro) y prohibir las notificaciones en mensajería instantánea, regalos de créditos, reclamos publicitarios y otras formas asociadas a la promoción del Juego deberán ser erradicadas de, sistema español, dejando al mercado ya muy afectado con una muy pequeña margen de maniobra para publicitarse frente a los medios masivos más tradicionales de estos negocios.

Programa de Prevención

Cabe destacar que el tema no solo ha quedado ahí sino que además todas las aportaciones de los grupos pertenecientes al Congreso han llegado a un acuerdo para establecer la máxima prioridad en la creación de un programa de prevención de la ludopatía en colaboración con las autoridades autónomas, que coadyuden a llevar a cabo una reforma en la Ley de Regulación del Juego y adaptarla de una manera más eficaz a la realidad de los mercados más demandamos como el de apuestas deportivas y de los juegos de casino online.

Se ha afirmado que la “identificación fehaciente del jugador, tanto de menores como mayores de edad debe permitir una autoexclusión a estos sistemas de entretenimiento en caso de ser necesario”. Con este mensaje se ha propuesto inclusive la llegada de DNI o identificadores de tarjeta de juego con el cual las autoridades puedan hacer seguimiento en los juegos donde no existe control de entrada y así impedir su uso a personas con ludopatía o menores de edad.

Todo parece indicar que las restricciones de estos mercados en el territorio español empezarán a ser una realidad que va a ir en aumento conforme pasen los años y vayan obteniendo el éxito que se aspira estos programas de conciencia nacional.