Nuevas regulaciones impiden que menores accedas a plataformas de juego

Una de las mayores preocupaciones cuando se habla de sitios de juego y casinos en línea tiene que ver con el acceso a menores y otros grupos vulnerables. ¿Pero qué tan cierto es este riesgo? ¿Cuál es el número de menores jugando en plataformas online?

A partir de diferentes medidas que viene realizando el Gobierno a través de la Dirección General de Ordenación del Juego (DGOJ), se han mejorado los controles y accesos en los juegos en línea de forma tal que la cantidad de menores de edad que logran acceder a estas plataformas se ha vuelto residual.

Cecilia Pastor, Subdirectora General de Inspección del Juego, explica que se han perfeccionado notablemente los protocolos que detallan los procesos por los que se da de alta a un nuevo usuario. Así, los jugadores no identificados documentalmente sólo pueden depositar un máximo de 150 Euros y no podrán retirar los premios hasta se haya certificado su mayoría de edad.

¿Qué es el Servicio de verificación de jugadores online?

Del mismo modo, esta medida tiene como objetivo cuidar también la salud de aquellos jugadores que se han reportado como adictos al juego. Ya desde 2012, por todos los casinos online DGOJ, está disponible un servicio de verificación de jugadores online que facilita la verificación de su identidad, además de controlar si figura en el Registro General de Interdicciones de Acceso al Juego - los denominados "autoprohibidos".

Por lo demás, hace ya dos años que existen también mecanismos de monitorización constante de operadores por parte de la DGOJ. Se verifica de esta forma que estén cumpliendo siempre con los requisitos para la protección de jugadores vulnerables. Si se detectara algún caso sospechoso se inicia un procedimiento de inspección del operador.

Casinos online: aliados estratégicos para prevenir futuros fraudes

A futuro se propone que los operadores contribuyan aún más en la lucha contra el fraude, convirtiéndose en aliados estratégicos y necesarios para comprobar el origen de los fondos y verificar la titularidad y justa identidad de los jugadores. Además, las tecnologías utilizadas generarán cada vez más información (dispositivo de acceso, IP, emails o número de teléfono) sobre los jugadores en falta, para prevenir futuros fraudes. Y, como si esto fuera poco, se dejará esta información de forma pública y a disposición de los usuarios en cuestión. A través de una aplicación, cualquier ciudadano podrá acceder y consultar todas las plataformas que dispongan de sus datos personales.

Más allá de algún posible caso aislado, hoy ya casi no es posible para un menor o un usuario declarado adicto acceder a las plataformas de juego. Se calcula una cantidad residual de usuarios fraudulentos, que emplean una identidad falsa para ingresar.

Tal como queda reflejado en la Ley 13/2011, es obligación de los operadores habilitados garantizar el cumplimiento de estos términos y condiciones convirtiéndose en los principales verificadores de identidad a la hora de jugar. El no cumplimiento de estas reglas puede acarrear sanciones monetarias y hasta la inhabilitación de actividad comercial: todos los incentivos alineados a proteger la salud e identidad de quienes más lo necesitan.