El Gobierno de Asturias y su esfuerzo por fomentar una cultura responsable en el juego

sept. 05

Es bien sabido que existen problemas que no pueden solucionarse de la noche a la mañana y que la clave principal para resolverlos es aceptar el hecho de que ese problema existe.

Esto es precisamente lo que ocurre actualmente en España con la práctica de las apuestas por parte de menores de edad, que si bien está prohíba por la ley, a veces es necesario realizar acciones más allá de la creación de un marco legal, como ya occurre en los casinos online regolamentados por DGOJ

Es esta idea la que el Gobierno de Asturias ha retomado para el combate y prevención de problemas de juego en los menores de edad, llevando a cabo el Programa de Prevención de Ludopatía del Principado de Asturias 2018-2020, que cuenta con la participación de una aplicación formativa que se espera sea instalada en instituciones educativas de nivel secundaria para informar a alumnos y profesores de los riesgos y formas de prevención de problemas con el juego.

El proyecto piloto será implementado en 10 centros educativos de esta región, equipando a estos con material didáctico e interactivo con el fin de servir como un medio de prevención del desarrollo problemas de juego a través de la información concerniente a los juegos de azar y sus riesgos.

Parte de los objetivos específicos que este proyecto incluye en sus estrategias de implementación son los de prevenir comportamientos problemáticos a través de la información e identificar los efectos que la adicción al juego causa en jóvenes estudiantes y profesores, por lo que el programa servirá también como un medio de investigación para futuras soluciones en lo que se refiere a la ludopatía y problemas de juego.

Para el éxito de este esfuerzo formativo-preventivo, las autoridades correspondientes han determinado que es necesario contar con ciertas características, como la motivación y la inclusión de la perspectiva de género, reconociendo la importancia de esta en estudios correspondientes al ámbito escolar juvenil.

Estas características serán incluidas en la esencia de los contenidos del proyecto sin ser demasiado directos, dejando que la interactividad de estos sea la que destaque en la mente de los alumnos mientras juegan con dichos contenidos de la aplicación.

La viabilidad de este programa piloto se determinará en una fase final con la recolección y análisis de datos obtenidos previamente, como diagnósticos previos de cada participante, puntajes obtenidos por cada uno dentro de la aplicación y comparaciones del antes y el después de la utilización del mismo.

Una vez analizados los resultados generales y obtenido las estadísticas de los mismos, se determinará la conveniencia de la implementación de dicho programa en un mayor número de centros educativos, así como la posible modificación de los contenidos y herramientas del proyecto para garantizar su éxito.

Las leyes no son una garantía del bienestar de una población, sino que también es necesario contar con programas de apoyo para su seguimiento y la solución de los problemas que fueron el motivo de la creación de dichos lineamientos, y con la idea que hoy propone el Gobierno de Asturias, se espera que los riesgos de juego sean notablemente menores para el público joven.