El juego legal, antídoto para la delincuencia

Fecha de creacion: ago. 10
Escrito por Alessandra Santoro

Desde hace algunos años, la actividad de las apuestas y los juegos de azar ha crecido ostensiblemente en todo el globo terráqueo. Como en cualquier actividad económica, surgen muchas voces discordantes acerca de la idoneidad de implantar este tipo de ocio en numerosos países.

Esta corriente crítica la está adquiriendo como propia, algunos Gobiernos de naciones dispares, entre ellos, España, ven la necesidad de implantar una legislación más estricta en torno a esta actividad, lo que puede perjudicar a la buena marcha del sector y a la buena salud con la que goza desde hace años.

El Reino Unido es una de las primeras naciones en las que parece ir hacia adelante con un marco legal bastante exigente para que todas esas plataformas de juego puedan llevar a cabo su actividad de una manera plena.

En este sentido, Kenneth Alexander, CEO de GVC una de las empresas referente en las apuestas, reconoce la buena disposición de las empresas de apuestas y casinos online para tomar las medidas que las acerquen al ansiado juego responsable. No obstante, contempla una controversia con las prohibiciones que quieren imponer un lobby internacional, que impediría continuar con los buenos datos económicos que irradian del desarrollo de este tipo de ocio diariamente.

El prohibir de manera drástica no suele dar buen resultado, tanto en este ámbito como en cualquier, más bien el efecto contrario al objetivo deseado. Además de ello, estas restricciones no paliarían las posibles disfunciones del juego, no preocupándose en ningún momento por la salud de los jugadores, sino más bien por contentar a una masa social interesada, que cada vez vierte mayores críticas, infundadas en muchos casos, en referencia a esta forma de ocio.

Todas las opiniones del sector dentro de las fronteras británicas van también en ese sentido. Como por ejemplo la de Julian Buhagiar de RB Capital, quien postula que “de prosperar las recomendaciones del informe parlamentario, significará una reducción drástica de ingresos y beneficios, despidos masivos, y el crecimiento desbocado del juego ilegal”.

Todos estos palos en la rueda a la buena marcha de una actividad como la del juego, solo contribuirán, según Alexander, al aumento del juego ilegal, inclusive los casinos online españoles, que actualmente cuenta con una cuota de mercado prácticamente residual en el Reino Unido. En el caso de que este aumente, si que será un gran perjuicio para la población, puesto que no habría ninguna recaudación por parte del Estado, ni se podría tutelar las posibles malas praxis para poder acabar con ellas.

Los agentes involucrados en el sector deben dar un paso al frente a nivel mundial, para poder pactar unas medidas que vayan en la dirección del juego responsable, pero que dejen de lado imposiciones interesadas que no buscan más que socavar la buena salud de las apuestas y los juegos de azar en todo el globo.